jueves, 5 de agosto de 2010

Una sala de espera, una alegría, un dolor...



Sentado en la sala de espera me encuentro hoy, tal vez con la carga de nostalgia que existe en el ambiente de dolor, de sufrimiento que hay en este momento a mí alrededor… Es increíble como puede ser tan complicada una sala de espera, ¿Pero que esperamos? ¿Que se espera en un hospital?... La alegría de un ser que se ha salvado, o el dolor de un ser que se fue sin decir adiós… esta es la sala de espera donde varias personas esperan el alivio del dolor, la justificación de la vida, la sanación del cuerpo, la espera de un nuevo ser que ya nació, tal vez la motivación de seguir luchando contra el dolor, contra la enfermedad.

En un hospital es como el cielo, no existen clases, no existe diferencias… la enfermedad y la muerte son las únicas cosas que el ser humano no puede dividir con el dinero, pues tanto ricos y pobres, tan clase obrera como la clase alta de una sociedad pueden padecerla, sentado en la sala de espera veo una mujer con traje fino esperando el resultado de una operación, mientras que enfrente de ella una mujer con vestimenta de una etnia del país espera impaciente un resultado también, que las diferencian a las dos en un hospital, la ropa, el vehículo en el que viajaron, las cuentas del banco… ¿Qué?... nada… la única diferencia de las dos es que ella tiene la ficha 5 y la otra la ficha 6 y tal vez exista la posibilidad de que una sane y la otra no…

En la sala de espera entran con desesperación buscando un familiar, tal vez desesperados por volverlo a encontrar tal y como la ultima vez lo vieron, que triste es encontrar tan solo cuerpos vacios de vida, de alegría, de felicidad… la sala de espera de un hospital se pronuncia un nombre: Familia del paciente… y se escucha un profundo silencio, una mujer de edad alta se levanta impaciente para saber el resultado; “Señora, el paciente lo enviaron al piso 3”, de pronto llegan corriendo unas personas preguntando por un familiar que llego hace rato… “lo siento señores, el paciente en el intento por llegar falleció”… un grito desprende el alma de la familia que hace sentir la piel extraña, sentir un nudo en la garganta ante esta difícil situación.

Que separa a la muerte de la vida… nada, en un segundo podemos morir por cualquier accidente, por cualquier situación, pero es más difícil la muerte de alguien que en la agonía de su enfermedad hasta el último segundo lucho, esos son los guerreros de los hospitales, aquellos que en su lecho de muerte nunca se dieron por vencidos, lucharon contra la enfermedad como si fuera su enemigo, en medio de la batalla cayeron como héroes de su vida, como caudillos de su historia, como ejemplo de lucha por vivir un día más en esta vida…

El olor de miedo traspasa los cuerpos de las personas, ante una noticia que cambie la vida de las personas, ante la misterio del sexo del bebe, ante la notificación de los síntomas sean la enfermedad menos deseada, ante la constante salida y entrada de cuerpos, ante el dolor de los que viven en carne propia el dolor del cuerpo que ha sido lastimado por un accidente, por algo que provoco lastimar una parte de él, esta es la sala de un hospital donde héroes se convierten en villanos, donde los ángeles vestidos de blanco se convierten en demonios de tortura, donde la lógica no existe, ni las probabilidades funcionan, donde la risa es escasa y el llanto es constante, donde el roce y la pelea a cada rato se activa en cada modulo de atención, cada lugar donde exista alguien que de información; en un hospital el campo de batalla es tan grande que ni el espacio del hospital puede soportar la constante guerra que existe en medio de la gente que está el día de hoy.

El día se pasa con lentitud, el reloj camina despacio, tan despacio que las horas se hacen eternas, que los minutos se alargan, la espera es muy agónica, la desesperación confunde las almas, mientras que sonrisas abandonan el hospital en medio de un centenar de caras largas, es la sala de espera de un hospital, que en medio de esta atmosfera de miedo, de incertidumbre, de desesperación buscamos un rayo de fe, ante toda situación, esperando salir de este hospital con una notica que alegre nuestro corazón. Mientras la sala de espera estará esperando de todos los seres que alguna vez estarán en un hospital, como familiar o como paciente… tal vez como un amigo más que buscara ayudarnos a darle solución al dolor.

Algún día volveré a la sala de espera de un hospital… espero y ese día no llore yo…



Licencia de Creative Commons
Poeta arias by jose de Jesus Arias Valencia is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.
Based on a work at poetaarias.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at ht
tp://poetaarias.blogspot.com/
.

13 comentarios:

MiReLLaMiReLeS dijo...

wow nunca dejes de escribir, te digan lo q te digan! escribes como muchas personas qicieran! nunca dejes de hacerlo!! q lindo todo lo q escribes! y lo escribes con un sentimiento q me lleega!!
siempre contaras conmigo para todo!!

L@e dijo...

La espera nunca es lo que parece, hay quien piensa que la alegre noticia sera que veremos salir del hospital a los pacientes con una vida en salud, pero no entendemos cuando esa vida se traslada a una nueva vida, en donde la salud es ya inexistente...pero en un plano donde el dolor no existe y la enfermedad tampoco...Y si sino existe...¿acaso no es lograr la salud, eternamente?...Por lo tanto el llanto...¡¡¡no tendria razon de ser!!!

paty gomez dijo...

ola jesus ,muy sierto lo qu escribes ,, me gusta sigue asi.. saves por hai dicen que nunca te quedes callado y le digas a ala otra persona lo que sientes ,, ya que en cuestion de segundos dejamos de existir , te quiero muacho , me da gusto tenert entre mis contactos jesus , saludos y besos desde acapulco gro.


atte.paty gomez

bethy dijo...

Hola, asi sucede en la sala de espera se siente feo pero como proxima doctora debo de acostumbrarme jej. Que lindo que escribas, eres un amor amigo sigue con lo que haces jeje HERMOSOS TUS ESCRITOS

laju dijo...

hola amigo realmente me emociona ver que escribes tan bonito y todas esa sensibilidad que tienes a flor de piel realmente me emociona, te felicito por tantas firmas y te mando un gran beso......tu amiga judith

Mariana dijo...

Hola!! Hoy si te pondre un comentario jeje...
Lo que escribiste me hizo recordar algunos hechos recientes, de verdad haces que, con cada uno de tus escritos, las personas sientan las palabras que un poeta plasma.. un poeta como tú.

Gracias por compartir tan bellos pensamientos.

Te quiero! Un beso.

Anónimo dijo...

pues aunq no te conoci muy bien querido amigo, creo q tenemos algo en comun y eso es q ami tambien me gusta la poesia, solo q yo no escribo ni nada por el estilo, pero para q haserlo si ya existe una persona como tu q lo hases muy bien, FELICITASIONES amigo sigue hasi...

yeye dijo...

odaleee!! esta muy padre felicidades

Reina Esther Rdz. Reyna dijo...

De algo devemos estar seguros q asi como tenemos la vida tambien morimos un dia y no importa clases sociales ni religiones todos vamos a pasar por eso, me encanta todo lo q escribes felicidades

ANABEL dijo...

Que hermoso y pensar que un dia me esperarón a mi ahi en la sala de espera .... waw Gracias Dios por una segunda opurtunidad de vida. Hermosas tus palabras.

ARIAS dijo...

creo que es una excelente historia

Anónimo dijo...

ESTO ES UNA PRUEBA PARA VER SI PUBLICO

Anónimo dijo...

ESA... ESA ES MI VIDA!!! ESE ES MI TRABAJO... ESE ES MI 2DO HOGAR... UNA SALA DE ESPERA DONDE ME ENCANTA DECIR... YA NACIÓ Y FUÉ... :D HERMOSAS PALABRAS SIN DUDA ALGUNA...
MONSERRAT